La citología (diario de María 1)

He ido mi médico para consultarle acerca del anillo vaginal. Allí me han dicho que eso lo tengo que hablar con la matrona y que ya de paso me haga una citología, que hace tiempo que no lo he hecho.

No quiero que mi marido se haga la vasectomía, nunca me ha gustado la píldora. Ya sé que el anillo vaginal suelta hormonas en tu cuerpo, pero es menos invasivo que la píldora. A ver lo que me dicen, a ver si compensa el dejar de usar condón.

En la matrona todo bien. El “potro” no es algo agradable, pero al menos es rápido. Me ha dicho que si en 15 días no me llaman es que todo ha ido bien y que no debo hacerme otra hasta el año que viene.

Respecto al anillo, que es por lo que realmente iba yo, me ha dado un folleto informativo de una marca que lo comercializa… ejemm. ¿Para eso he ido??? ¡¡Ahh no!! También me ha dicho que estoy a tiempo de “caparme”, que hasta los 38-40 años entra por la seguridad social, y que teniendo 2 hijos, puede ser una buena opción. Que me lo piense. Ufffff!!

Hemos ojeado un poquito el folleto en casa y no nos ha convencido: seguimos con nuestro amigo condón de momento.

Hoy me he dado cuenta de que han pasado más de 15 días desde que me hicieron la citología y no me ha llamado nadie… todo en orden!! :o)

21 días. Han pasado 21 días y me acaban de llamar. Me han dicho que tengo que ir la semana que viene al ginecólogo. Me entran sudores por momento ¿cómoooo? ¡¡Pero si han pasado 3 semanas!! Vale, tengo que ir al gine… reacciono y pregunto a ver si es que algo está mal con la citología. “No puedo decir nada por teléfono, tiene que venir el día que he dicho” Empiezo a ponerme nerviosa. Estoy delante del ordenador, tecleo google. Foros, páginas de ginecología. En internet hay de todo. Veo que no se ponen de acuerdo, que todos dan por sentado lo que dicen sin tener la certeza, habiendo más posibilidades.

Me creo lo que quiero. Seguro que la citología ha salido mal y que me la tienen que repetir.

Esta semana está pasando muy lenta. Menos mal que tengo muchísimas cosas que hacer y casi no me queda tiempo para pensar o investigar. Los dos últimos días estoy más libre, pienso más, se está haciendo eterno.

Hoy he ido por fin al ginecólogo. He llegado a la hora y he tenido que esperar un rato. Nos han pedido la cartilla de citas, “yo no tengo, me habéis llamado vosotros” le he dicho. Me ha “mirado” a buscado mi nombre en la lista y ha entrado a la consulta. Un minuto después ha salido y ha vuelto a entrar con una compañera. “... la del papiloma humano…” he oído decir a la otra. En esos momentos cualquier cosa te da que pensar. Por fín ha llegado mi turno. Me han preguntado ¡¡a ver a qué iba!! Tiene gracia. Cuando por fin han encontrado mis resultados (estaban un poquiiiito traspapelados) me han dicho que bla bla bla, bla bla fisura, bla bla células anormales, bla bla bla,... El ginecólogo me ha dicho que me van a hacer otra prueba, que puede que lo que tengo se solucione solo o que “evolucione”. En ese caso habría que “secar” una zona del tamaño del pulgar para que no se “agrave”. Supongo que ha utilizado esas palabras en lugar de las de verdad para no alarmarme. Que baje a administración y pida cita para el hospital...

Hace una semana que tienen los resultados, hace una semana que me podían haber pedido la cita. He tenido que ir como una niña buena a administración y pedir cita para ginecología en el hospital. “Ya te llamaremos cuando nos digan desde el hospital…” Uffff… otra vez a esperar.

Según he salido de allí me he puesto a leer el volante que me han dado para el hospital. Si, pone lo que me había parecido leer. “Sil de alto grado”, “Colposcopia”

Empieza a dolerme la tripa. Sé que no es nada que me haya sentado mal porque no he desayunado esta mañana. Me estoy volviendo hipocondríaca.


© 2019 by ErikaGBurgos con wix.com

Política de privacidad

Política de cookies

Aviso Legal

Contacto:

Tlf. 615 75 65 63